domingo, 22 de febrero de 2015

La boda de Bea & David. Finca el Campillo.

¡Por fin actualizo!
Siento tardar tanto en actualizar el blog, prometo actualizar todas las semanas, de verdad.
Hoy el post es muy especial, porque va sobre la boda de Bea y David, unos de los novios que más cariño tengo.  Voy a dividir la boda en varios post como hago siempre, hoy voy a hablar de ellos, de su vestido, de su traje, de los zapatos, del maquillaje... ¡allá voy! Gracias a Ruth Roldán por estas maravillosas fotos.



El vestido de novia es de Eduardo Ladrón de Guevara, enseguida supo captar lo que ella quería, ser una novia sencilla, cómoda pero sin dejar de ser LA NOVIA. "Desde pequeña quise un vestido con la espalda descubierta y sin decirle nada, lo dibujó, supe que era él cuando vi ese boceto. Elegimos una tela rústica en un blanco roto. Añadimos encaje y plumeti entrelazado en la parte del pecho que acababa en la espalda. La cola...yo no queria cola!! pero cuando me vi con ella...me encantó, asi que allí que fui, con mis casi dos metros de cola :) Eduardo también vistió a mi madre".






Los zapatos son unas sandalias oro de Jimmy Choo, que tenía claro desde el principio, quería un zapato cómodo y que no fuera de novia. Fue un regalo del novio "una novia tiene que llevar los zapatos más maravillosos del mundo y sé que estos eran los que querías" con lágrimas abrí la caja!"



El novio lleva chaqué, camisa y corbata de Carolina Herrera, regalo de su madrina. Sus zapatos son de Pedro del Hierro y el reloj es regalo de la novia, no pudieron tener una pedida de mano, "asi que el mismo día de la boda decidí que se lo llevaran al hotel donde se vestía de sorpresa y los chicos del vídeo, Render Emotion, que ya conocéis por las veces que los he nombrado, en este post, en este y en este, pudieron captar el momento".





El maquillaje y peinado es obra de la encantadora Mayte Lucas, "ella si que me vió y describió (sin decirle nada) como quería ir). No quería ser una novia de cara lavada, quería ir con mi ojo bien marcado, como siempre, que la gente al verme dijera: es ella, es Bea, es su estilo. Y el peinado...desde siempre supe que sería una trenza! adoro las trenzas, siempre que puedo me hago una y claro con el pelo larguísimo y la cantidad que tengo, pudo hacer una trenza que más bonita imposible! como cierre, pusimos un trozo de encaje de mi vestido y añadimos unas margaritas: la primera flor que me regaló el novio, un guiño del que se dió cuenta nada más llegué al altar (sí, a veces los hombres se fijan en los detalles! jajaja). Tanto mis hermanas como mi madre y yo nos maquillamos con Mayte en la Finca, momentos inolvidables llenos de risas y nervios".

"Durante la preparación, yo pedí que me trajeran una botellita de vino blanco que se iba a servir en la cena, tenía claro que había que disfrutar de los momentos previos de la mejor manera :) así que brindis y relax".









Bueno, espero haberos dejado con los dientes largos, porque esto solo es el principio.

Besitos.